Inicio » Pelé: El futbol como arte

Pelé: El futbol como arte

by Juan Carlos Miranda Arroyo
143 Vistas

Edson Arantes Do Nacimiento, Pelé, fue el futbolista más completo de la historia de ese deporte, dentro y fuera de la cancha

Con la sentida muerte de Edson Arantes Do Nascimento, Pelése fue el futbol creativo, el futbol como fantasía y arte. Con la magia que él inició, en 1958, rodó el balón del futbol bonito, del juego bello, de la inspiración y del romance con el juego más popular del mundo.

El futbol es asociación, es un deporte de conjunto, de grupo, pero también de individualidades, es decir, de talentos personales no programados. En ese deporte se le da el mismo valor a la persona que al equipo en su colectividad; tanto en la anotación de un gol como en una atajada de un portero para impedirlo, se juegan la colaboración de tod@s y la habilidad en lo particular.

Luce más quien anota los goles, cierto, pero la construcción del juego es del grupo; aunque el liderazgo se reparte entre los jugadores experimentados (el capitán), el director técnico, y l@s jugadores/jugadoras de mayor habilidad, la definición de meter el balón en la portería contraria generalmente es de uno o una. Son esas o esos jugadores que te resuelven un partido en menos de un minuto. Para eso estaba Pelé.

Edson Arantes fue líder en la cancha aunque no siempre fue el capitán del equipo. Recuerdo que en 1970 el capitán era Carlos Alberto, quien anotó, por cierto, el cuarto gol en la final del campeonato mundial, frente a Italia, a pase de Pelé (el scratch do oro ganó esa vez 4-1).

En el lenguaje del futbol decimos que un jugador completo es aquel o aquella que le pega al balón desde ambos perfiles, es decir, tanto con el pie derecho como con el izquierdo. Eso tenía y dominaba Pelé. Además, hacia cambios de ritmo con el balón en el pie, movimientos que desequilibraban a los jugadores contrarios. Contaba, como pocos, con una singular ubicación sin balón. Era intuitivo y astuto cerca y dentro del área contraria. Un “killer” con olfato desarrollado de gol. Tenía, en fin, un gran resorte y alta técnica de cabeceo.

El gol que Pelé anotó en esa misma final mencionada de 1970, frente a Italia, en el estadio Azteca para abrir el marcador, fue de cabeza, con genial habilidad y arte.

Pero la técnica individual no agotaba las capacidades de Edson Arantes Do Nascimento, sino que en él sobresalía también la imaginación, la sorpresa, el ingenio, el romanticismo y la creatividad improvisada en el terreno de juego, que fueron para mi gusto las principales virtudes de este genio del balompié.

Lo vi en películas o documentales que exhibían su talento futbolístico durante su participación en los campeonatos mundiales de 1958 (Suecia) y 1962 (Chile). En ese último año nací y por ello siempre me resultó simbólico que Pelé, a esas alturas, ya había conquistados dos copas del mundo. Su primera participación en campeonatos mundiales fue a los 17 años. De ahí salió campeón, de la mano de grandes futbolistas que se convirtieron en los maestros de este alumno destacado: Recuerdo, entre otros, a Garrincha y a Lobo Zagalo.

En 1970 tuvimos la suerte de verlo en las recién estrenadas televisiones, en vivo y a colores, durante el campeonato mundial de futbol en México. Para nosotros, como niños, nos inspiraba su juego bonito, su futbol de fantasía. Todos los niños queríamos ser como Pelé. Hubo amigos vecinos de Tlatelolco que compraron su playera con el número 10 en la espalda, y que narraban las jugadas de las cascaritas con los nombres de los jugadores famosos (Rivelino, Gerson, Tostao, Clodualdo) como lo hacía el famoso cronista deportivo Ángel Fernández.

Pelé fue un fenómeno publicitario en una era en que los medios de comunicación eran más limitados que los actuales. Fue una figura pública positiva que promovió la hermandad y la paz. Incluso se dice que, con su participación en un partido en África, logró que dos países en guerra decretaran una tregua para que los soldados lo pudieran ver en la cancha.

Otra faceta de Pelé que no es ampliamente conocida (no coincido mucho en llamarle “Rey”, por cierto), fue su participación en la música, el cine y la televisión, al jugar roles o perfiles diversos, no exactamente como futbolista.

No me gustó mucho, debo confesarlo, que su imagen fuera utilizada por la mercadotecnia. Pienso, sin embargo, que no es ningún delito que una figura pública se dedicara a promover mercancías. Esa es una decisión personal que cada uno o una determina. Debo reconocer que esa fue también, para él, una forma de trabajo, sobre todo cuando el jugador ya se había retirado de las canchas. Ejemplos de esas andanzas de Pelé por el mundo de las ventas fueron los anuncios o promociones comerciales, por TV, que hizo en diferentes momentos de su vida.

¿Quién de nuestros tiempos no recuerda el comercial televisivo del “Peteka” o “Peteca”? Una especie de bultito relleno de arena que tenía encima unas plumas y que se lanzaba o golpeaba con las manos y los pies. ¿Quién se creyó el cuento de que era “mi juego favorito”? tal como lo anunciaba el astro del balompié internacional.

Años después del éxito de 1970 como futbolista, a Pelé lo conocimos como una especie de diplomático que se reunía con jefes de estado o con mandatarios de todos los países para promover actividades altruistas. Como cuando creó fundaciones o apoyó a organismos internacionales con acciones a favor de la infancia, la educación y la cultura. Se supo que en ese tiempo abrió escuelas o clínicas de futbol en diferentes partes del mundo.

Su paso por el Cosmos de Nueva York marcó otra etapa de su carrera. La operación de venta y el pago de altos salarios hacia esta figura inauguró las compras espectaculares y a veces groseras de piernas en la “industria del futbol”. Así, la llegada de Pelé a la Unión Americana provocó, sin embargo, una revolución deportiva.

Se sabe que los deportes favoritos del público estadounidense y canadiense son el beisbol, el futbol americano, el basquetbol y el hockey sobre hielo. Hoy en día, en EU sobre todo, el futbol soccer es uno de los deportes más vistos y practicados en el país vecino del norte. Eso se lo deben, en parte, a Pelé.

¿Cómo explicar el ascenso del futbol soccer varonil de EU en las competencias de alto rendimiento en el mundo? ¿Qué papel jugó el impulso realizado por Edson Arantes durante los años 70´s y décadas siguientes para que el fútbol soccer femenil de EU se haya colocado como el número uno en el mundo hoy?

Sin duda, la de Pelé, es una historia interesante tanto por sus logros deportivos como por su incursión en otras áreas de la vida pública. Pero como todos los seres humanos también tuvo tropiezos y situaciones adversas durante su existencia. No obstante, los escándalos mediáticos negativos fueron pocos, comparados con las noticias favorables sobre su actividad pública y privada, porque fueron más destacadas sus acciones en pro de la niñez y la juventud, o para apoyar a la salud, la educación y las artes tanto en su Brasil querido como en otras naciones.

Si hoy me preguntan ¿quién fue ese señor? Digo que Edson Arantes Do Nacimiento, Pelé, fue el futbolista más completo de la historia de ese deporte, dentro y fuera de la cancha.

jcmqro3@yahoo.com

@jcma23

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula

Descarga gratis (por tiempo límitado) el segundo número de la revista impresa

Revista Aula