Inicio » Más sobre el plan de estudio

Más sobre el plan de estudio

by Carlos Ornelas
433 Vistas

En mi pieza del miércoles 21 argumenté que el nuevo plan de estudio que propone el gobierno de la 4T es una apuesta de alto riesgo porque pretende mudar el proceso de enseñar y aprender del sanctum de la educación, el aula, a la comunidad. Aparte de las dificultades pedagógicas y el recelo de buena parte del magisterio, el factor tiempo es determinante. 

El maestro Javier Sánchez Pereyra, un notable educador, historiador e innovador oaxaqueño, comentó en extenso mi artículo y, aunque simpatiza con la postura ideológica (por el énfasis en lo comunitario) del nuevo plan, argumentó sobre la imposibilidad de que se ejecute. Cito porciones de su mensaje con apostillas mías.

“La propuesta de la SEP, ciertamente es innovadora, sin embargo, será casi imposible ponerla en marcha. Casi imposible porque implica refundar el sistema educativo, cosa que no van a hacer, que no pueden hacer”.

Luego, el creador del Aula Abierta —un programa ejemplar de justicia social que brindaba educación y alimentación en una alianza entre educadores y madres de familia a miles de niños de las regiones indígenas de Oaxaca— razona:

“En 2006, el año axial de Oaxaca, elaboramos una propuesta para establecer secundarias comunitarias entre los pueblos indígenas. Lo hicimos reconociendo la existencia de la biografía comunitaria en tensión permanente con la biografía escolar. Reconociendo que hay conocimiento comunitario. Que sólo con el acuerdo de la Asamblea Comunitaria es posible cambiar la escuela”. Pero la escuela seguía siendo la escuela y el salón de clases el centro de la relación entre los docentes y los alumnos.

Continúa: “Usamos en el planteamiento curricular los campos formativos: conocimiento comunitario, experiencia, comunicación humana, pensamiento lógico matemático, saberes disciplinarios, desarrollo humano. Todo ello movilizado por proyectos determinados por los colectivos de estudiantes-comunidad”. Fue una labor ardua y fatigosa.

No obstante, el experimento tuvo éxito: “Iniciamos con 5 secundarias, hoy tenemos 10. Después de 16 años de funcionar, ya hay profesionistas generados por la secundaria”.

Y concluye con la dificultad: “Con el apoyo comunitario y la desatención de la SEP, se han construido aulas y comprado equipamiento. Ésta es una contradicción fundamental, en tanto, lo que propone hoy la SEP, desarrollado en Oaxaca desde 2006, no cuenta con el reconocimiento de esa autoridad”.

Testimonios como éste nutren mi visión pesimista sobre el nuevo plan de estudio y marco curricular de la Nueva Escuela Mexicana. Si el grupo dirigente no reconoce lo que embona con sus ideas, menos lo hará con comunidades de docentes y padres de familia que se tomen en serio lo de la autonomía curricular y promuevan innovaciones.

Ratifico mi convicción de que la narrativa sobre la educación de la 4T vivirá lo que dure este gobierno, quizás unos meses más si gana la candidata de Morena, pero no arraigará. Escuela y aula conservan legitimidad histórica.

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula