Inicio » Habilidades básicas, actualmente ¿por qué nos cuestan tanto?

Habilidades básicas, actualmente ¿por qué nos cuestan tanto?

by Pluma Invitada
120 Vistas

Michelle Gutiérrez Aceves*

En concordancia con Bilinkis y Sigman (2023), cabe decir que aún con toda la cultura acumulada y el auge de las tecnologías, notablemente como especie hemos debilitado y, en su caso, perdido valiosas habilidades humanas, ¿imaginas cuáles? Exploremos más al respecto.

Con base en diversas investigaciones psicológicas, se sabe que “reconocer y celebrar los logros personales” en primera persona, así como por los demás representa ser un hábito sano que fortalece la motivación, confianza personal, proactividad, empatía, el logro de resultados teniendo presentes los errores y fracasos que constructivamente forman parte del proceso de desarrollo personal. Entonces, ¿por qué no invertimos tiempo y esfuerzos para concientizar y celebrar la capacidad que tenemos de superación personal? Y en el contexto laboral, ¿por qué algunos líderes evitan reconocer y celebrar sus propios logros, así como los de sus colaboradores?

Ahora bien, un detalle interesante que en diferentes contextos educativos es una constante, claro sin generalizar, es que alumnas y alumnos llegan al salón de clases “sin saludar”. Este acto sociocultural tan simbólico proyecta información valiosa acerca de las diversas personalidades, de una crianza muchas veces ausente o apática, de malestares sin resolver, actitudes antisociales, distancias emocionales con los docentes y compañeros, códigos familiares limitados, entre otros reveladores aspectos. Ahora, después de ponernos en contexto, cabe reflexionar ¿por qué las generaciones contemporáneas frecuentemente permanecen en la superficialidad relacional? ¿De quién es la culpa?

Siguiendo en el contexto de la educación de este vertiginoso Siglo XXI, en general vivimos tiempos en los que se tiende a la “inmediatez”; a fomentar la necesidad de obtener resultados rápidos en los procesos de enseñanza-aprendizaje en los diferentes niveles educativos, limitando categóricamente o, en su caso, suprimiendo importantes procesos cognitivos (pilares) tales como: la concentración, la lectura comprensiva, el análisis, el planteamiento y superación de conflictos cognitivos, la escritura, la capacidad de investigación y autoaprendizaje, entre otros. Para algunos estudiantes, su pasividad los convierte en meros receptores, en el que su único deber es escuchar e interiorizar temporalmente la información que se les da y la que “esperan”. Por tanto, el arte de preguntar no se incentiva, se omite entrenar la capacidad del pensamiento crítico del alumnado. En este sentido, Alex Osborn (2008), creador del Brainstorming, afirma que “preguntar es la más creativa de las conductas humanas”. Y en congruencia con ésto, ¿por qué no aprovecharla al máximo?

Avanzando en este breve análisis de nuestra realidad, es de nuestro conocimiento que el consumo indiscriminado y muchas veces inconsciente de las tecnologías, contribuye a que progresivamente debilitemos y perdamos capacidades básicas de supervivencia; que en el presente y futuro son indispensables. Ejemplo de ello es que la mayoría de nosotros hemos “abandonado” el reto de buscar un lugar, domicilio o persona a pie y preguntando”, es decir, sin la asistencia de aplicaciones de navegación GPS. En palabras de Bilinkis y Sigman (2023), debemos asegurarnos de no perder voluntariamente este tipo de capacidades que ayudan a que cada persona sea autónoma en distintas áreas del pensamiento y en su vida cotidiana.

Finalmente, ante los escenarios brevemente expuestos, notablemente se reconoce que estamos inmersos en dinámicas “cortoplacistas”, dependientes de las máquinas, conformándonos y sobrellevando una desconexión personal resultado de la paradójica conexión digital que da lugar a un marcado y desfavorable “Sedentarismo cognitivo”.

Para abrir un espacio de reflexión profunda y, en consecuencia, actuar sobre ésto, ¿qué otras habilidades básicas seguiremos debilitando y perdiendo por nuestros actuales estilos de vida?

Referencias:

Osborn, A. (2008). Unlocking your creative power, how to use your imagination to brighten life, to get ahead. Hamilton Books.

Martínez, B. (2021). Los doce estereotipos de la Generación de cristal. En Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad. Recuperado de: https://puedjs.unam.mx/goooya/los-doce-estereotipos-de-la-generacion-de-cristal/#:~:text=Denomin%C3%B3%20%E2%80%9Ccristal%E2%80%9D%20a%20los%20que,a%20partir%20del%20a%C3%B1o%202010

Bilinkis y Sigman (2023). Sedentarismo cognitivo: las habilidades perdidas. Recuperado de: https://www.infobae.com/opinion/2023/11/17/sedentarismo-cognitivo-las-habilidades-perdidas/

*Actualmente, es facilitadora de acciones formativas docentes, de educación superior y a nivel comunitario. Pedagoga y Especialista en Educación Socioemocional; colabora en entornos educativos desde el 2007.

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula