Inicio » Presentes dignos y la investigación social

Presentes dignos y la investigación social

by Teresa Galicia
203 Vistas

Es necesario motivar para la construcción de presentes dignos donde desarrollemos investigación

Mi proceso de construcción personal y profesional ha estado siempre permeado de encuentros, de certezas, pero sobre todo de cuestionamientos. Preguntas casi siempre relacionadas con la educación y su vinculación con la vida cotidiana y la realidad social. En la exploración constante de senderos por los cuales caminar, busco aproximarme a la mirada de quienes con sus saberes y experiencias han transitado por otros caminos.   Cuando me enteré que Rossana Reguillo y Maru Sánchez Díaz de Rivera estarían en la Universidad Iberoamericana de Puebla en el inicio de la Semana de Investigación, interesada acudí a escucharlas para situar mis propios procesos investigativos, tomando en cuenta sus miradas, que se han distinguido por lo que han aportado. 

La semana versa sobre “Conocimiento compartido y acción colectiva para presentes dignos”. Desde el nombre, la propuesta es interesante, por lo que pensé ¿presentes dignos?, ¿cómo para qué?, ¿con quién?, ¿desde dónde? Sin duda, los argumentos vertidos por ambas investigadoras fueron tan contundentes, que posibilitan ser una guía para quienes hacemos investigación.

 ¿Cuál es la lectura que hacemos de la realidad?, ¿cómo nos aproximamos?, ¿existe una crisis civilizatoria? Si es así, ¿cómo se expresa? Reconociendo primero que hay una crisis inédita, por las dimensiones actuales que se presentan ante los clamores de la realidad:  la violencia, la pobreza, el cambio climático, el crimen organizado, la pandemia, la desigualdad, lo que, en su conjunto, demanda   la necesidad de salir del caos, en medio de polos opuestos presentes en la realidad social, entre quienes están en permanente búsqueda de certezas y quienes son completamente indiferentes, dentro de una cultura de falta de empatía. Urge entonces preguntarse ¿cómo salimos de ella?, ¿qué podemos hacer?

Maru habló sobre un desgarramiento civilizatorio, trabajo que se presentó en el 2021: “Desgarramientos civilizatorios. Símbolos corporeidades, territorios”, fruto de un esfuerzo por encontrar nuevas formas de entender la realidad, dejarse interpelar por ella e incidir en su transformación. En sus palabras se encuentra la respuesta sobre la construcción de presentes dignos. Ante el horror y la incertidumbre en una sociedad que hoy se tambalea  forjada por  el capitalismo, el patriarcado y la colonialidad, es posible potenciar la construcción de los presentes dignos,  dentro de un mundo inmerso en una espiral de violencia de la  que solo se podrá salir si se reconoce que las estructuras sobre las que fue fundada la modernidad son insostenibles por la  presencia de  andamiajes desquebrajados, ruptura de lógicas , emergencia de subjetividades, donde el desgarramiento social destruye, deshumaniza, niega la identidad y expone la complicidad de las instituciones.

Lo anterior, requiere de la construcción de nuevas miradas, nuevas categorías de análisis, dentro de una voz polifónica de diferentes realidades con una mirada situada ante aquellos órdenes socialmente instituidos como el patriarcado, el colonialismo y el capitalismo. Si bien existen propuestas como las relacionadas con el bien común, el reconocimiento de los saberes, el rompimiento de las divisiones epistemológicas entre cultura y conocimiento y el giro ontológico de la horizontalidad, la transformación es compleja. Surgen también los problemas éticos de la investigación cualitativa, por lo que es necesario preguntarse: ¿desde dónde se producen los desgarramientos en un mundo de incertidumbre y violencia y qué hacer ante ello?

Rossana por su parte, fundamentó su participación bajo la premisa de que el presente está bajo asedio frente a la catástrofe, basándose en la complejidad del momento en el que estamos viviendo  haciendo referencia al libro Ensayo sobre la ceguera  de José Saramago, que retrata la historia de una ceguera que se extiende por la ciudad y afecta a un gran número de personas provocando un gran colapso en la sociedad, lo que obliga a vivir de una manera diferente; en su lectura  subyace un entramado de situaciones donde se restituye la importancia de mirar ante un abismo societal.

Ella es autora del libro Necromáquina. Cuando el morir no es suficiente” una colección de ensayos, etnografías y crónicas, resultado de un programa de investigación situada, proceso que ha desarrollado en el tiempo y en diversos territorios para develar, visibilizar, volver inteligible los lenguajes de las violencias, sus gramáticas y sus caligrafías en un horizonte en el que colapsan la razón y las palabras. Se trata de un esfuerzo por construir categorías analíticas, ensayar modos de acercamiento, metodologías para narrar lo indecible de las violencias y el horror. Busca relatar el tránsito del biopoder (el poder de hacer vivir) a la “necro máquina”, un dispositivo de muerte que avanza engullendo territorios, cuerpos y futuros.

Ambas proponen la visualización de la explotación, la desigualdad y de todo aquello sentido por la humanidad en la búsqueda de certezas, ya no es aceptable solo construir discursos y evadir la mirada sobre el abismo. Preguntarnos de manera constante, ¿qué hacer para que no nos trague el abismo? Enfocarnos en una mirada situada ante el desgarramiento social, ya que, si bien no lo vamos a cambiar, es posible interrumpir su orden construyendo la reserva moral que el país necesita, es decir, formar sujetos éticos y que cada universidad se convierta en esa reserva moral, ayudado a no perder la esperanza desde lo cotidiano a través de una brújula que marque el paso a paso.

Aún con los escenarios planteados, hicieron la invitación para   buscar y sumergirse en manantiales propios, intentando construir presentes de dignidad en los espacios de incidencia, generando contra narrativas, realizando investigación y difundiéndola como ellas en todos los espacios de posibles. La Universidad por su parte presentó lo que denominan Ecosistemas de Investigación, una red dinámica de producción, innovación y gestión del conocimiento ante la oscuridad del presente, basados en la razón ética y fraterna, el diálogo como fuente de conocimiento, buscando la convivencia, promoviendo escenarios básicos donde la generación de conocimiento científico penetre la realidad social.

Gracias Maru y Rossana por esta apertura de mirada ante una realidad, que sin duda, es compleja y demandante, así como la invitación permanente de la búsqueda de quiénes somos, sin evadir nuestra mirada ante los desgarramientos sociales en este mundo de incertidumbre y violencia, donde es necesario motivar y generar los esfuerzos necesarios individual y colectivamente, para contribuir en la construcción de presentes dignos en el lugar donde estemos y donde desarrollemos investigación.  

Publicado originalmente en: https://www.e-consulta.com/opinion/2023-02-23/presentes-dignos-y-la-investigacion-social

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula