Inicio » Pensar la Independencia

Pensar la Independencia

by Teresa Galicia
299 Vistas

La Independencia de México fue un movimiento popular, es decir, un movimiento singular comparado con las otras experiencias de Latinoamérica. Inició con el respaldo popular en el Bajío, tierras en donde se concentraban las minas. Era una región que ya formaba parte del capitalismo global del siglo XVIII y XIX, donde Hidalgo organizó un levantamiento básicamente religioso, ante la amenaza del protestantismo.

Hasta Morelos, es cuando surge la intención de separarse de la Corona. Ya desde entonces, uno de los catorce puntos de la Independencia contenía la idea de disminuir “la distancia que supera a la opulencia de la indigencia”, en otras palabras, destacaba la enorme desigualdad social que se presentaba en la Nueva España, por la diferencia racial de los grupos sociales, en una sociedad profundamente clasista.

A pesar del tiempo transcurrido en nuestro país, así como a nivel global, todavía queda mucho camino por recorrer. Aquí en Méxicorasgos de la colonia siguen presentes, seguimos siendo una sociedad clasistaracista, discriminatoria, donde la exclusión junto con las grandes asimetrías sociales provoca entre otros procesos, el de la migración de las personas que buscan una mejor calidad de vida para sí y para los suyos.

Mucha de nuestra población empobrecida sigue sujeta a muchas injusticias y a pesar de las restricciones migratorias impuestas no solamente en Estados Unidos, también en México, las medidas para quienes transitan o atraviesan el país no solo son restrictivas, también xenofóbicas tanto por las autoridades, como por el crimen organizado e inclusive, por cierto sector de nuestra sociedad donde se les criminaliza desde hace décadas, violando derechos humanos, protocolos y tratados internacionales.

Hoy me pregunto, ¿qué tanto las nuevas formas de explotación y la esclavitud han desaparecido? ¿qué tanto las complicidades con los nuevos explotadores están basadas en el botín y el poder convirtiéndose en instrumentos de opresión modernos? y ¿qué tanto seguimos siendo siervos de inmigrantes en nuestro propio país?

Como una manera de tener presentes a los migrantes y refugiados en el mundo, les comparto unas palabras que se presentarán el 16 de septiembre en el Panel de Discusión de Reasentamiento de Refugiados de Leight Valley en Pensilvania en Estados Unidos:  

 “Después de conocer a Fred Rooney hace varios años, se logró mi anhelo de conectarme con alguien cuyo trabajo de vida demuestra un profundo amor y respeto por la humanidad en todo el planeta.

 A nivel personal, mi sueño siempre ha sido formar parte de equipos diversos, comprometidos con el desarrollo de estrategias que promuevan la dignidad apoyando a las personas cuyas vidas se rigen por la lucha constante.   

Junto con Fred y mis colegas que hoy están en el panel, Ginebra fue el puente que nos permitió unir nuestras manos e identificar estrategias para nuestros objetivos en la construcción de un mundo donde la discriminación, el racismo, el clasismo y otras fobias ya no existan y donde los individuos sean tratados por igual, sin tomar en cuenta su raza, religión, género, edad, estado civil, situación económica, etc.

Juntos* viajamos a Europa representando no solo a nuestros respectivos países, sino también para representar a la humanidad.  Mientras estábamos allí, hicimos una lluvia de ideas de cómo afrontar el tiempo difícil en el que vivimos. 

Nos dimos cuenta de que independientemente de que, si eres de México, Estados Unidos, República Dominicana y Argentina o si tus padres emigraron de Siria o de otras naciones, todos estamos en el mismo barco y en cualquier momento, podemos volvernos vulnerablesmarginados y a merced de los demás. 

Ese fue nuestro vínculo común y nuestra razón para unir nuestras manos para juntarnos y aprender habilidades de supervivencia y así apoyar a nuestros hermanos y hermanas de todo el mundo a través de lo que solo puede describirse como tiempos agitados, oscuros y turbulentos en los que vivimos.

Soy educadora y siempre me ha motivado la idea de que todos podemos construir esperanza en cada uno de nuestros espacios conectándonos con personas de ideas afines y asegurando los recursos adecuados para lograr nuestros objetivos. 

En Ginebra, las fronteras se eliminaron cuando nos unimos en el pensamiento y encabezamos un llamado a la acción.  La magia de estar juntos fue un gran beneficio para cada uno de nosotros, ese tiempo juntos fue una prueba del poder de la unidad donde todos salimos inspirados en el esfuerzo para lograr nuestra visión del mundo donde abunde la humanidad.

Juntos, renovamos individual y colectivamente nuestros votos, para seguir adelante con nuestro deseo de construir un mundo que asegure la esperanza para todos.

A todos los asistentes, por favor, reciban un abrazo fraterno de quienes vivimos en América Latina, y por favor únanse a nosotros mientras continuamos construyendo puentes que conecten al mundo, a través de la dignidad, la justicia, la paz y el amor”.

* Fred Rooney, Eduardo Mauricio Libreros López, María Violeta Quezada, Ana Geraldo Peña, Jesús Noel Tejeda, Alexander Reyes Polanco, Hassham Batts, Batool Salloum, Heba Salloum, Mitchell López, Yorman de la Rosa y Ana María del Bosco. 

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula