Inicio » Nueva disputa por los libros de texto

Nueva disputa por los libros de texto

by Carlos Ornelas
463 Vistas

El currículo y los libros de texto son instrumentos que usan los grupos gobernantes para difundir su ideología, son parte de la contienda por hegemonía cultural. No obstante, en la modernidad, no se trata de forzar un pensamiento único, como en el México de la Colonia, donde la Iglesia católica imponía la fe por la fuerza y el régimen de la Revolución mexicana en las pocas escuelas. Con el lento asenso de la democracia, el pluralismo afloró.

En La ética protestante y el espíritu del capitalismo Max Weber expone cómo las iglesias que surgieron de la reforma instituyeron normas de amor al trabajo, ahorro y frugalidad, no como filosofía de avaricia, sino de lenguaje moral. Pero no era único. Después, la ética protestante fue pilar de la democracia. La escolarización en Estados Unidos y Europa representó un papel importante para difundir la ideología capitalista, pero —con excepción de Francia— el enfoque fue plural y con escasa intervención del Estado. No requirió de un currículo ni libros de texto únicos.

Jaime Torres Bodet, secretario de Educación Pública en el gobierno de Adolfo López Mateos, puso en marcha el programa de libros de texto gratuitos. Pero no acabó con el pluralismo, en esas fechas había pocos libros de texto y caros. La pedagogía preponderante en la escuela primaria era de que la maestra dictaba, los alumnos escribían y memorizaban. O ponía problemas de aritmética en el pizarrón, los estudiantes resolvían.

Grupos de derecha —esos sí, conservadores de a de veras— se opusieron a la institución de libro de texto gratuito, a pesar de sus efectos en la equidad social. Soledad Loaeza, retrató esa discordia en Clases medias y política en México: La querella escolar 1959-1963. La oposición de la Iglesia y otros grupos organizados alrededor del pequeño sector de la educación privada no era porque los textos fuesen gratuitos, sino únicos.

El pluralismo de los libros de texto emergió en la escuela secundaria, aunque siempre bajo la autorización del gobierno, primero por el Consejo Nacional Técnico de la Educación y, a partir de la reforma de 1993, por la Subsecretaría de Educación Básica. En otras palabras, el grupo gobernante tiene el control de lo que los textos deben decir. Mas no es un guardia burdo, o no lo era. Marx Arriaga, el director general de Materiales Educativos de la SEP que, dicho sea de paso, es más protagónico que la secretaria de Educación Pública, Leticia Ramírez Amaya, aspira a imponer otro criterio.

El 22 de febrero pasado, en la Sesión 5 del Seminario Permanente El proyecto educativo en el proceso de transformación, “Libros de texto gratuitos. Avances y retos de una nueva política”, en el Conacyt, Arriaga expresó: “Cuando una editorial señala que el ser mujer u hombre es esto, es algo que el Estado debe castigar”. También habló de declarar ilegales los textos que no se amolden a los designios de la 4T(https://www.youtube.com/embed/CSv6ECPrtqA?autoplay=1&start=0).

Mi colega, Lorenza Villa Lever respondió: “Creo que no hay materiales ilegales, que el conocimiento es diverso, que tenemos que hacer críticos a nuestros niños. Decir que hay libros ilegales es casi llevarlos a la inquisición”. Y parece que para allá vamos. Sin embargo, no hay reclamos, más allá de la Unión de Nacional de Padres de Familia y la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana.

El nuevo grupo gobernante aspira a obtener la hegemonía cultural, difundir su ideología vía el currículo y los libros de texto únicos. Pero no busca la unidad dentro de la pluralidad, provoca polarización entre las clases sociales. Vaya, hace pleito porque un texto dice hombre o mujer. Ergo, el libro de la 4T para secundaria podrá ser único, pero no habrá pensamiento hegemónico.

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula