Inicio » La escuela y el trato en casa 

La escuela y el trato en casa 

by Pluma Invitada
95 Vistas

“La mayor tragedia de la familia es la no superación de la adversidad generacional”. Carl Jung

Manuel Alberto Navarro Weckmann

Las actitudes no saludables hacia los niños que, lamentablemente, muchos experimentan en sus hogares como es el caso de  prometer y no cumplir, atemorizar, sobreexigir, aislar, burlarse, sobreproteger, obligar a comer, insultar, excluir, rechazar y condicionar el cariño son comportamientos que dejan cicatrices profundas en la psique infantil. Estas actitudes no solo afectan la vida emocional de las niños, niños y adolescentes, sino que también tienen un impacto significativo en su aprendizaje, socialización y conducta en la escuela.

El entorno familiar juega un papel crucial en el desarrollo. Un ambiente hostil y negativo puede generar sentimientos de inseguridad, baja autoestima, miedo y ansiedad, que se traducen en dificultades de concentración y de participación activa en clase. La falta de apoyo emocional en casa puede desmotivarles, afectando su rendimiento académico y su capacidad para absorber y retener información.

La socialización también se ve profundamente afectada por las actitudes que experimentan en el hogar. Un niño que es aislado, rechazado o excluido en casa puede replicar estas experiencias en la escuela, encontrando difícil formar relaciones saludables con sus compañeros. Estas experiencias tempranas de rechazo pueden llevar a problemas de confianza y habilidades sociales que persisten a lo largo de la vida.

La conducta escolar es otro aspecto que se ve influenciado por el entorno familiar. Actitudes como la sobreexigencia y el atemorizar pueden llevar a los niños a desarrollar comportamientos disruptivos o sumisos. Un niño que vive con miedo constante puede volverse rebelde como un mecanismo de defensa, mientras que un niño sobreexigido puede experimentar niveles de estrés perjudiciales, manifestándose en ansiedad escolar o un perfeccionismo destructivo.

Las y los docentes, conscientes de estas dinámicas, tienen un papel crucial en mitigar los efectos negativos que las actitudes en casa pueden tener en sus estudiantes. A través de lapreparación, experiencia, observación, empatía y la intervención adecuada, pueden ayudar a los niños a superar estas dificultades, creando un ambiente escolar seguro y enriquecedor.

La colaboración entre el hogar y la escuela es esencial. Padres y docentes deben trabajar juntos para fomentar un ambiente positivo y de apoyo. Al reconocer y evitar las actitudes no saludables, se puede construir una base sólida para el crecimiento y el éxito en su desarrollo.

Es evidente que todos tenemos la responsabilidad de erradicar las actitudes dañinas hacia las niñas, niños y adolescentes. Promover un entorno donde sientan seguridad, valor y respeto es fundamental no solo para su desarrollo personal, sino también para la construcción de una sociedad más empática y justa. Los esfuerzos conjuntos para eliminar estas actitudes, tanto en casa como en la escuela, son esenciales para garantizar que cada niño tenga la oportunidad de alcanzar su máximo potencial. Es en este esfuerzo compartido donde reside la esperanza de un futuro mejor para todos. Porque la educación, es el camino… 

https://manuelnavarrow.com

manuelnavarrow@gmail.com

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula