Inicio » El Bienestar docente

El Bienestar docente

by Pluma Invitada
142 Vistas

«Cuida de los maestros como la sociedad más preciada, pues de ellos dependerá la calidad del futuro.» – Helen Caldicott

No hace falta ser un genio para apreciar el desgaste y el cansancio evidente que se vive desde la vida del personal docente propiciado por múltiples y complejos factores que van desde el exceso de reformas educativas, pasando por las exigencias administrativas, los bajos salarios entre otros muchos más. 

Los países cuyo grado de avance económico, político y social se caracterizan vistos desde múltiples estudios, en su grado de mejora en la educación, que, a su vez, es el resultado de factores tan importantes como el respeto social del magisterio, lo que les permite que dicho cuidado se vea reflejado en los resultados educativos que sin duda son el factor que se desprende en el resto de los indicadores sociales, económicos y políticos.

El bienestar emocional de las y los docentes es un derecho fundamental, no es un lujo ni un aditamento opcional a su profesión. Se trata de un pilar que sostiene no solo su salud mental y física, sino también la calidad y eficacia de la educación que imparten. La labor docente trasciende la impartición de conocimientos; es una tarea que implica la gestión de emociones, conflictos y el fomento de un ambiente propicio para el aprendizaje.

Los diferentes niveles de gobierno, en su ámbito de competencia, tienen la responsabilidad de reconocer la importancia del bienestar docente y crear políticas que lo promuevan, tales como programas de apoyo psicológico, una carga laboral razonable y un salario digno que reconozca su valiosa contribución. La sociedad, por su parte, puede aportar valorando y respetando la profesión docente, entendiendo que detrás de cada clase hay una planeación detallada, horas interminables de revisión de trabajos, y un compromiso emocional muy considerable que con frecuencia implica restar horas de convivencia familiar y/o personal.

Las instituciones educativas son el espacio natural donde se debe cultivar este bienestar, por lo que es muy importante fomentar prácticas que incluyan tiempos y horarios adecuadamente distribuidos, oportunidades de desarrollo profesional y espacios para que los docentes compartan experiencias y estrategias. La creación de una cultura escolar que enfatice la colaboración, el respeto mutuo y el soporte entre colegas es esencial.

El personal docente también puede desempeñar un rol activo en su propio bienestar emocional. La autoconsciencia y el desarrollo de habilidades de manejo del estrés, la búsqueda de balance entre la vida laboral y personal, y la formación en inteligencia emocional son herramientas valiosas en este proceso.

El bienestar emocional de docentes impacta directamente en la atmósfera del aula y, por ende, en la experiencia educativa de estudiantes. Un educador emocionalmente sano es capaz de inspirar, conectar y facilitar un aprendizaje que va más allá de los libros de texto, uno que prepara a las niñas, niños y adolescentes no solo académicamente, sino también para la vida. Es, por tanto, una inversión en la calidad de la educación y en el futuro de la sociedad. Porque la educación, es el camino…

Dr. Manuel Alberto Navarro Weckmann. Doctor en Gerencia Pública y Política Social.

https://manuelnavarrow.com

manuelnavarrow@gmail.com

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula