Inicio » Educación Sin Rumbo

Educación Sin Rumbo

by Abelardo Carro Nava
248 Vistas

Abelardo Carro Nava

El sueño del neoliberalismo por contar con un Nuevo Modelo Educativo se “desvaneció con la llegada del lopezobradorismo a la Presidencia de la República. Atrás quedaron los sueños de quienes le apostaron sus mejores cartas a la “calidad” educativa como el medio más “idóneo” para resolver las grandes problemáticas que aquejaban al Sistema Educativo Nacional (SEN). Una supuesta calidad que, por donde quiera que se mire, acrecentó las brechas de desigualdad social que permitieran el acceso, permanencia y culminación de los estudios de las alumnas y alumnos provenientes de los sectores más desfavorecidos.

De nada les sirvió el ataque frontal y desprestigio del magisterio desde las cúpulas empresariales y políticas a través de los medios de comunicación y periodistas que, en el chayote, vieron la oportunidad de enriquecerse a costa de los vejaciones y maltratos que sufrieron maestras y maestros por un Estado maniatado por intereses particulares. La supuesta recuperación de la rectoría de la educación que se vociferó hasta el hartazgo durante el sexenio peñanietista, no fue tal; la entrega del aparato educativo a lobos con piel de cordero, fue evidente. 

Si esto no fuera cierto, ¿cuál fue el destino del programa denominado Enciclomedia que, tan pomposamente, se anunció como una estrategia educativa basada en un sistema articulador de recursos que, mediante la digitalización de los libros de texto, lograría vincular sus lecciones con recursos multimedia para promover procesos formativos de mayor calidad?, ¿quién ganó y cuánto ganó por este programa que en unos años fue un rotundo fracaso?, ¿qué pasó con el programa denominado Habilidades Digitales para Todos que, con bombo y platillo, se anunció como una estrategia que impulsaría el desarrollo y utilización de las TIC en las escuelas de educación básica con la finalidad de apoyar el aprendizaje de los estudiantes, previo acuerdo entre las partes, para que el yerno de cierta profesora ocupara la Subsecretaría de Educación Básica?, ¿quién ganó y cuánto ganó con este fracaso educativo?, ¿cuál fue el destino de la tan anunciada y vociferada Estrategia Nacional de Inglés cuyo alcance de 20 años lograría que todos los maestros de educación básica pudieran hablar inglés y hacer de la educación bilingüe una prioridad?, ¿quién ganó y cuánto ganó por otra estrategia destinada al fracaso? En fin; el cúmulo de fracasos como los que he indicado, pueden hacer una lista muy larga desde que se intentó colocar al centro, a la calidad educativa, para la mejora de la educación en México.

Hoy, lejos de ese sueño, pero con la intención de recuperar las prebendas y/o canonjías obtenidas con otros gobiernos, ha surgido una alianza de grupos autodenominada Educación Con Rumbo que, como en antaño, con esa piel de cordero pretenden vender espejos como si fuera oro. ¡Vaya absurdo!

Si no me equivoco, para nadie es desconocido, que dicha organización interpuso un amparo para que se suspendiera, por tiempo indefinido, el programa piloto para la aplicación del Plan de Estudios 2022 para la educación básica mexicana; amparo que fue concedido por cierto juez de distrito en materia administrativa, supuestamente, porque no se cuenta con un programa de estudios formal ni la capacitación previa del personal docente que operará dicho plan de estudios, entre otros. Esto, aunado a que esta agrupación, sostuvo que no se le había consultado al Consejo Nacional de Participación Escolar de la Educación (CNPEE), tal y como la Ley General de Educación lo contempla; sin embargo, ni en el artículo 23 ni el 135 de este ordenamiento se especifica, que este Consejo Nacional, tiene atribuciones en materia de planes de estudio.

Tal resolución llevó a la Secretaría de Educación Pública (SEP), en voz de su titular, Leticia Ramírez, a anunciar que la dependencia que dirige seguirá, de manera puntual y atingente, los juicios de amparo promovidos contra el artículo 4 transitorio del Acuerdo 14/08/22 publicado en el Diario Oficial de la Federación, relativos al “piloteo” del plan de estudios 2022 en educación preescolar, primaria y secundaria; por lo que, en respeto al estado de derecho, no se aplicaría el programa piloto sin que ello representara la renuncia a la defensa legal correspondiente (SEP, 2022).

Ni tardes ni perezosos, los integrantes de la asociación Educación Con Rumbo, emitieron un comunicado a través de su cuenta de Twitter en el que, de alguna forma, “celebraron” la decisión de la SEP de suspender el programa piloto del Plan de Estudios 2022 porque, según se puede leer en el comunicado, “abona a la construcción de un estado de derecho y un régimen democrático” y, por tanto, se abría la posibilidad para que la Dependencia que dirige Leticia Ramírez, llevara a cabo tres acciones: 1. La instalación del CNPEE para que el nuevo modelo educativo pueda contar con el aval de esa instancia. 2. Que la SEP pueda subsanar y llenar vacíos de incertidumbre que fueron apuntados por el poder judicial de la federación, como lo fue la falta de capacitación de los maestros, la certeza de los materiales y planes a utilizar y el alcance de programa piloto. 3. Abrir una mesa de diálogo con la sociedad civil para poder trabajar de manera corresponsable en el diseño del nuevo modelo educativo. Y, para finalizar, apunta: los recursos humanos, técnicos y operativos de Educación Con Rumbo se encuentran a disposición de la Secretaría para trabajar de manera corresponsable en el diseño de las políticas educativas del país.

Comunicado que, desde luego, hace pensar, que tal parece que los integrantes de esta asociación no se enteraron de la serie de foros en los que se estableció un diálogo permanente, con los diferentes actores de la sociedad, para la construcción del Plan de Estudios 2022 entre marzo y abril del año en curso. De hecho, como se sabe, estuvo abierta una plataforma para que, quien así lo considerara pertinente, se registrara e incluyera sus propuestas con relación a dicho plan de estudios, tal y como se observa en el comunicado de la SEP No. 64, de fecha 18 de marzo de 2022 (SEP, 2022). ¿Por qué no se registraron y participaron? Si lo hicieron, es decir, si se registraron y participaron algunos de sus integrantes, ¿cuál fue su propuesta y quién o quiénes participaron?

Con seguridad, alguien podría refutar esta serie de argumentos con el comunicado que, en la página de esta asociación se observa, fechado el 14 de febrero de 2022, con el siguiente encabezado: Inoportuno que la SEP convoque a un análisis del plan y programas de estudio para el diseño de los libros de texto; y, mediante el cual, exponen algunas razones por las que, a decir de sus integrantes, no era factible la Convocatoria de la SEP porque estaba alejada de la realidad, urgía implementar otras estrategias para recuperar al millón de alumnos que había abandonado la escuela, entre otras.

Repito, si esta fue la propuesta que en su momento formuló Educación Con Rumbo, ¿la registraron y participaron en los foros?, ¿esperaban, como parece obvio, que la SEP detuviera todo un proceso de diálogo entre los distintos actores que participaron?, es más, ¿por qué habría que detener todo el proceso que la SEP había emprendido si, en su momento, no fueron capaces de exigir ni detener el Nuevo Modelo Educativo impulsado por el peñanietismo puesto que los cauces que llevaron a su insípida implementación no fueron ni tan transparentes ni se conversó con todos los actores que pudieran estar involucrados? Ahora bien, si algunos de los integrantes de esta asociación promovieron un amparo contra dicho modelo educativo 2017 en ese mismo año, o en el que le antecede, 2016, ¿en qué juzgado de distrito quedó registrado y cuál fue el resultado? Peor aún, ¿a qué se refiere esta asociación cuando señala que la última reforma se empezó a implementar en 2017 con tres años que antecedieron una fina construcción de su malla curricular?, ¿a qué se refieren con “fina” construcción?, ¿quién o quiénes fueron los actores de esa “fina” construcción?, ¿en verdad consultaron a los diversos sectores de la sociedad y del magisterio o simplemente simularon realizar un ejercicio de consulta que no consultó nada?, ¿acaso ya se olvidaron de la “irrisoria” emisión de un libro de texto que contenía una mano con seis dedos y varias, pero varias faltas de ortografía?, ¿a eso se refieren con “fina” construcción? En fin.

Curiosamente, ante la resolución del juez, parece que a la SEP le cayó como anillo al dedo tal suspensión porque, esta Dependencia, en ningún momento ha dado a conocer la metodología, materiales, programas, libros de texto, entre otros, pero también, la capacitación que estaban recibiendo las maestras y maestros de las escuelas piloto en las cuales operaría el programa denominado “piloteo”, lo cual hace más evidente la afirmación sobre el anillo y el dedo, hecho que ha generado una serie de suspicacias con relación al vínculo establecido entre algunas figuras de la SEP con la asociación Educación Con Rumbo. ¿Será por ello que en la reforma a la reforma educativa de 2013 quedó asentado aquello de la “excelencia” educativa?

Triste panorama educativo se observa entonces porque, aunque tales actores, desde sus respectivas trincheras expresan hasta el hartazgo su preocupación por implementar una serie de acciones que mejoren la educación que reciben las niñas, niños y adolescentes, la verdad de las cosas, en el frente de batalla, ahí donde la realidad coloca diariamente a profesores, alumnos y padres de familia, se observa una educación sin rumbo.

Ni más ni menos.

Al tiempo.

Referencias:

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula

Descarga gratis (por tiempo límitado) el segundo número de la revista impresa

Revista Aula