Inicio » Elecciones en la UAQ (Primera parte)

Elecciones en la UAQ (Primera parte)

by Pedro Flores Crespo
126 Vistas

El 17 de octubre se realizará el foro: ¿Es posible la democracia en la universidad latinoamericana?

Está por terminar el proceso para elegir al rector o rectora de la UAQ. En estos días, se están conociendo públicamente las propuestas de los cinco candidatos (3 mujeres y 2 hombres), pero la elaboración de los diagnósticos, conformación de equipos, reuniones con miembros de la comunidad universitaria y del gobierno, así como la construcción de alianzas y negociaciones llevan ya tiempo.

La votación, también llamada “auscultación”, se realizará el lunes 23 de octubre y la Comisión Electoral, conformada internamente, debe garantizar que el voto de estudiantes y docentes sea “libre, secreto, directo y personal”. Nuestra universidad es de las pocas instituciones de educación superior en el país y en el mundo que eligen a sus autoridades (rector/a, directoras y directores) por medio del sufragio. La razón de esto fue prevenir, en su momento, la intervención directa del gobernador en la designación de un puesto académico. Hubo entonces una coyuntura histórica que motivó a las y los universitarios a idear, en el marco de la autonomía, un mecanismo de elección distinto.

Aunque nuestra Ley Orgánica establece que es el Consejo Universitario (CU) el que nombra al rector y “designa” a las y los directores de facultades, escuelas e institutos, la realidad es que nuestra máxima autoridad colegiada toma ese decisión con base en los resultados de los procesos de “auscultación”. Pero hay un matiz: cada consejero universitario (56), emitirá su voto hacia la persona que haya resultado ganadora por mayoría simple en su facultad y en la Escuela de Bachilleres y hacer lo contrario es considerado como una “falta grave” que, según la convocatoria, será sancionada.

La rectoría no se gana por quien, en primera instancia, obtenga la mayoría del total de votos de estudiantes y profesores, sino por quien “reúna las dos terceras partes de los votos de los integrantes del Consejo Universitario presentes” (37). Se asegura un equilibrio de representación entre facultades numerosas y otras con menor matrícula.

Dentro de este marco podemos explicar la actual conducta de los actores político-universitarios. Pero hay otro espacio. A partir de este viernes 6 “inició la campaña” de manera pública y abierta y durará hasta el 20 de octubre. Tendremos la oportunidad de conocer con mayor detalle los planes de trabajo de las “personas candidatas a la rectoría” https://eleccion.uaq.mx Insisto, esto ya es la recta final del proceso de elección por una simple y sencilla razón: todas las y los candidatos a ocupar la rectoría han sido directores y directores en activo por años. En 14 días es difícil mostrar que sus propuestas son efectivas y viables si éstas no están respaldas por la realidad y, sobre todo, por su desempeño como titulares de sus respectivas facultades.

El papel y las redes sociodigitales pueden hacer lucir cosas, pero el liderazgo académico a nivel nacional e internacional, la conducta pública, la resolución efectiva de los problemas sin generar otros, el trato cotidiano, las alianzas institucionales en bien del estudiantado y del docente, así como el comportamiento revelado y la congruencia entre lo que se dice y hace forman parte de un campo de comparación concreto y objetivo. Esto ayuda a elegir y a votar más razonablemente.

Facebook Comentarios

También te puede interesar

Contacto

Revista Aula. Revista de periodismo y análisis especializado en temas educativos que fortalece el debate de manera libre y plural.

Publicaciones destacadas

Suscríbete

Suscribirse para recibir noticias de Revista Aula